martes, 17 de febrero de 2015

Prai Brava

Resultado de imagen para praia brava

Desde Canasvieras fuimos hasta la parada de bus que quedaba a media cuadra de casa y por 3,10 Reales nos llevó hasta una pequeña central donde teníamos que tomarnos otro colectivo hasta la playa. 

Nota: Una vez que tomamos un bus hasta una de esas centrales, el siguiente colectivo que tomemos desde allí es gratis.

Con bolsos, conservadoras, sombrillas, reposeras, pelota y un poco de todo subimos al segundo colectivo que nos llevó por esos típicos paisajes brasileros llenos de curvas, subidas y bajadas que entran y salen entre las casitas de tejas rojizas y mohosas. La tranquilidad está en la humedad del aire, y cuando menos te das cuenta aparece una hermsa playa de arenas blancas y olas que rompen con ganas en la orilla.

Entusiasmados porque era tan diferente a la de Canasvieras nos instalamos y empezó el clásico preparativo del fernet y la caipirinha. Unos Sandwiches, un poco de agua y.... al mar!
Por dios, que olas mas fuertes. Esa playa es preciosa. Pero cuidado con las bikinis que si no están bien sujetas, te quedas desnudo.
Yo perdí mi gomita para el cabello, la única que había llevado.

Resultado de imagen para praia brava

El sol fuerte, el viento tibio que cada tanto se llevaba volando una sombrilla, de las tres que teníamos la mía (de mi familia) fue la que más se la bancó. Lo ideal sería tener una sombrilla de lona gruesa, porque sino el sol atraviesa igual, pero peor es no tener nada. 

En un momento, mi hermano y su amigo insistían en comprarse unos sombreros que habían visto. El vendedor se acerca y les ofrece cada uno a 35 Reales, es ahí donde el amigo de mi hermano sacó a relucir sus habilidades regateadores y terminó comprando 2 x 30 Reales.

Todos nos quedamos O.o y de ahí pasó a ser nuestro regateador oficial. 

Si buscan una playa con buenas olas y mucha arena blanca, Praiva Brava es la mejor opción. El mar es limpio y claro, la playa limpia y hay suficiente espacio para no tener a tu vecino pegado.

Lo único negativo de las playas turísticas que visitamos es que las duchas son privadas de los hoteles. Ni siquiera el puesto de Guardavidas tiene una -.-

Tic, tic, tic, hora de irnos, porque empezó a llovisnar a la tarde noche. Pero no sólo eso, en cuestión de minutos y por el resto de la noche diluvió. Con truenos, rayos y centellas.

Todos corrimos a la parada, pero obviamente no pasaban los colectivos porque todos los autos de la gente de la playa huían a no sé donde y se armó una caravana de autos que avanzaba a paso de hombre, y al parecer nuestro colectivo venía al último.

Nos metimos en un bar que tenía un techo y unas mesas con sillas, nosotros y mucha otra gente congelándonos y viendo como caía y caía y caía agua. 

Recién como a la hora paró un poco y vimos venir nuestro colectivo, por supuesto que se llenó, así que esperamos el siguiente y nos subimos para volver a casa todos mojados, con todo mojado.

À bientôt





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Alimenta a las mascotas!